Las ventajas del autoconsumo residencial

¿Qué es el autoconsumo residencial?

El autoconsumo residencial consiste en instalar placas solares en tu vivienda, de tal manera que una parte o la totalidad del consumo eléctrico se obtiene de las placas solares y baterías. En pocas palabras, es toda la energía que producen las placas solares instaladas y que reducen considerablemente la factura eléctrica. Además, es bueno para el planeta, generando energía 100% limpia.

¿Cómo funciona el autoconsumo?

Es muy simple, tu vivienda se abastece de energía desde el punto más cercano. Es decir, primero se alimenta de la instalación de autoconsumo y luego, si es necesario, de la red convencional. Es un sistema que evita cortes eléctricos ya que ambas se complementan.

¿Qué tipos de autoconsumo solar existen?

Existen varios tipos de autoconsumo solar, depende de la ubicación, de dónde está instalado el sistema o de si está conectado a la red eléctrica o no.

Vamos a detallar los tipos de autoconsumo:

Residencial conectado o aislado

El autoconsumo residencial se divide en autoconsumo conectado a la red o desconectado, también conocido como aislado, con o sin excedentes vertidos en la red.

En el caso del autoconsumo conectado a la red, la instalación va a tener dos conexiones: uno al sistema eléctrico de la vivienda y otro a la red de distribución, perteneciente a una compañía eléctrica.

El autoconsumo aislado supone la desconexión total de la red de distribución. Esta opción implica que, sino se cuenta con baterías o almacenamiento de energía, la vivienda no tendrá energía eléctrica. Todo esto supone una mayor inversión y un riesgo mayor de quedarse sin electricidad, frente a quedarse conectado a la red.

En el autoconsumo conectado, la energía se puede verter en la red, obteniendo una compensación por los excedentes. Hay que tener en cuenta que, en periodos de baja producción la energía almacenada puede no ser suficiente para el abastecimiento de la casa. Por ello, recomendamos mantener la vivienda conectada a la red eléctrica.

Autoconsumo compartido o individual

El autoconsumo compartido, es cuando a la misma instalación están conectadas varias viviendas o una comunidad de vecinos. Es mas complicada puesto que la medición de consumo de cada vivienda resulta complicada. Una forma para poder sacar rendimiento en este tipo de autoconsumo puede ser usado para zonas comunes como los pasillos del edificio, garajes o motores para la piscina.

El autoconsumo individual sería aquel que abastece las viviendas unifamiliares.

Elementos que conforman estos sistemas:

* Los paneles solares

* El inversor solar

* La estructura de soporte

* El cableado

Sin estos elementos, el sistema de autoconsumo no se puede poner en marcha.

¿Qué tipos de paneles de autoconsumo fotovoltaico hay?

Encontramos distintas opciones de paneles solares. Principalmente se usan paneles solares monocristalinos, pero también existen paneles solares policristalinos o amorfos.

Los paneles solares amorfos son los que menos se instalan, ya que ofrecen un bajo rendimiento.

Los monocristalinos ofrecen mayor eficiencia y rendimiento, son considerados la mejor opción para instalaciones en residencias, donde el espacio es más limitado.

Los policristalinos son un poco más baratos, pero no ofrecen el rendimiento de los anteriores.

¿Cuánto cuesta un sistema de autoconsumo?

El precio puede parecer elevado en un principio, pero gracias a los ahorros que este genera, la recuperación de la inversión es rápida.

Ayudas para la instalación de placas solares

Se pueden obtener los siguientes incentivos para instalaciones fotovoltaicos:

  • Bonificaciones del IBI
  • Bonificaciones del ICIO
  • Deducciones del IRPF
  • Ayudas autonómicas
  • Ayudas estatales

La compensación de los excedentes

Además de las ayudas que se pueden obtener por la instalación fotovoltaica, la compensación de excedentes también suma a la rentabilidad del autoconsumo.

Es un beneficio que solo se puede obtener en el caso de autoconsumo conectados a la red.

Hay que saber que la compensación de excedentes no es un negocio. Las empresas compensarán los KWh vertidos a la red eléctrica hasta que la parte variable de la factura llegue a 0. A partir de ahí, la energía que se vierte será de manera gratuita.

¿Cómo se compensa el autoconsumo?

El autoconsumo voltaico es sinónimo de ahorro. No solo ahorras por lo que dejas de consumir en la red eléctrica, sino que también puedes sacar beneficio de la energía que produces y no consumes, es decir, de los excedentes. La compensación de excedentes consiste, en que tú viertes la energía sobrante de tus placas solares a la red y la comercializadora te compensa económicamente al finalizar cada mes en tu factura de luz.

Trámites de una instalación fotovoltaica

Hay una serie de permisos y trámites que se tienen que hacer con el ayuntamiento correspondiente o con la comunidad, y también con la compañía eléctrica.

Con respecto a la normativa que regula el autoconsumo, un gran paso en nuestro país lo representa la derogación del así llamado “impuesto del sol”. Este impuesto suponía pagar una cuantía para la energía que un hogar producía y consumía, y aunque no se aplicó a instalaciones con menos de 10KW, muchas personas creían que les supondría pagar para tener su instalación. Esta derogación ha despejado cualquier tipo de dudas e hizo que las instalaciones se disparen en los hogares españoles.

¿Qué esperamos del futuro?

Estamos viviendo una época de transición y las renovables juegan un papel importante. La Unión Europea se ha pronunciado contra el cambio climático, estableciendo un marco sobre clima y energía para 2030, que contempla alcanzar un 42% del consumo de energías renovables sobre el uso de energía final.

En el caso del autoconsumo de los hogares, la mejor opción es la energía solar fotovoltaica, y por ello se espera que el uso de este tipo de energía cobre una mayor fuerza en los próximos años.