Tipos de placas solares

Por si aún no lo sabes, no todas las placas solares son iguales y, ni mucho menos, realizan las mismas funciones. Actualmente existen tres tipos de placas solares: fotovoltaicas, térmicas e híbridas, diferenciadas en base a las funciones que puede realizar cada una.

Si estás pensando en comprar unas placas solares, en el artículo de hoy os traemos una breve y sencilla explicación de las placas solares que hemos nombrado anteriormente. ¿Preparado para saber más sobre estos sistemas de energía solar? ¡Allá vamos!

Placas solares fotovoltaicas

Este tipo de placa es la encargada de transformar la energía que procede del sol en electricidad.

Generalmente, estas placas solares están fabricadas con células fotovoltaicas de silicio y que, mediante un proceso al que llamamos efecto fotoeléctrico, se transforma de energía lumínica a energía eléctrica.

El proceso se lleva a cabo cuando una de las partículas que componen la luz solar (fotones) choca contra el silicio con el que están fabricadas las placas, rompiendo así los electrones, liberándolos y generando con ello la corriente eléctrica. Además, dentro del catálogo de las placas solares fotovoltaicas podemos encontrar diferentes tipos, dependiendo de la composición de las células fotovoltaicas con las que estén fabricadas. Algunas de las más comunes son: monocristalinos, policristalinos y las placas solares orgánicas.

Entre los principales beneficios que nos ofrecen este tipo de placas podemos encontrar: que nos ofrece una energía limpia y ecológica. Además, es una fuente natural de energía, es decir, fuente inagotable. También tiene una gran disponibilidad , ya que la energía solar está disponible en cualquier lugar.

De la misma manera, nos permite una reducción de costes, lo que supone un ahorro considerable en la factura de la luz. Es de mantenimiento asequible, es decir, que no genera grandes costes. No genera contaminación acústica y además, es de fácil instalación.

Placa solar térmica

Este segundo tipo de placa, permite que la energía procedente del sol se transforme en energía térmica. En otras palabras, transforma la energía lumínica, en calor. Las placas solares térmicas son útiles para realizar diferentes funciones, como por ejemplo la climatización de piscinas, creación de vapor, preparación de agua para uso sanitario…

Estas placas también las podemos agrupar en tres grupos diferentes: el panel solar de baja temperatura, el de media temperatura y el de alta temperatura. A continuación explicaremos cada uno de ellos:

  • Panel de baja temperatura: alcanza una temperatura máxima de 50 grados, y se utiliza sobre todo para calefacción y para el ACS de los sistemas domésticos.
  • Panel de media temperatura: este tipo de placas tienen una cubierta transparente que evita la pérdida del calor, lo que le permite llegar hasta los 90 grados centígrados.
  • Panel de alta temperatura: en este caso dispone de otra cubierta que se encuentra entre la cubierta que comentábamos anteriormente y el convertidor. La primera cubierta genera un vacío entre ella misma y la segunda, permitiendo llegar hasta los 150 grados. Por lo general, son utilizadas para generar vapor y poder mover turbinas que producen energía eléctrica.

La ventajas más destacables que encontramos de este sistema es que reduce considerablemente el consumo energético y apuesta por la sostenibilidad al tratarse de energía 100% natural. Además, reduce la huella de carbono, es decir, el dióxido de carbono que se emite a la atmósfera. De la misma manera, nos permite un ahorro económico en nuestra factura y como añadido, las administraciones públicas disponen de ayudas e incentivos para la instalación de las mismas.

Independientemente de estos tres grandes grupos, también podemos distinguir otros tipos de subdivisiones en función de los componentes de cada placa solar, por ejemplo placa solar plana, placa solar de tubos vacíos…

Placa solar híbrida

Tal y como indica su nombre, este tipo de sistema trata de una combinación de los dos anteriores, es decir, la placa solar híbrida es una mezcla entre una placa fotovoltaica y una térmica. Gracias a la unión de ambas funciones, con esta placa se puede producir tanto energía eléctrica como energía térmica.

Una de las principales ventajas que nos ofrece es el espacio que se necesita para instalar estas placas, ya que no es lo mismo instalar dos tipos de placas diferentes que unificar en una sola ambas funciones. Es por eso, que ésta alternativa es perfecta para lugares en los que se necesita un suministro amplio de agua caliente sanitaria y que el espacio sea reducido, por ejemplo en hoteles, piscinas climatizadas, comunidades de vecinos…

El futuro energético más eficiente y sostenible gracias a las placas solares

Ahora que ya conoces los sistemas solares que hay en el mercado y las ventajas que te pueden ofrecer cada uno de ellos, hazte con los paneles solares de las mejores marcas en IBERPLUG. Aquí disponemos de un amplio catálogo de placas solares que te ayudarán a producir tu propia energía y con ello, reducir tu factura de la luz.

No dudes más y visita nuestra página web para informarte de todos nuestros servicios. Recuerda también que nosotros nos encargamos de la instalación de este tipo de sistemas en el lugar que tú quieras.

¡Visita ya nuestra web e infórmate!